Las palabras interactivo, digital y online se utilizan indistintamente sin entender su significado. Hoy en día se aplican por un gusto fonético especialmente cuando se habla de marketing.

Estas palabras se lanzan de forma intercambiable a pesar de tener significados distintos. Es una licencia que se dan aquellos en la mercadotecnia encargados de iluminar a sus clientes en lo que ahora se conoce como “marketing digital”.

De vez en cuando conviene “googlear” estas palabras para conocer su significado y entender si las aplicamos correctamente. Comencemos por definir cada palabra.  Empezando por Online, se trata de un anglicismo que define básicamente estar conectado, específicamente a una red.  De tal forma que enmarca desde una búsqueda de Google hasta navegar una red social.  Inclusive el simple hecho de tener un teléfono móvil habilitado para recibir mensajes desde una red se considera estar Online.  Y por lo tanto, el momento en el que la conexión se pierde, uno deja de estar Online.  Entonces, sin más ni menos, Online es un estado, y para llamarse Online se necesita estar en la capacidad de recibir o enviar datos por una red (que no necesariamente es el Internet).

Por otra parte Digital, del latín digitus (que significa dedo), es un sistema de datos que se basa en valores discontinuos por contrario al análogo que utiliza datos continuos.  Dicho de forma sencilla, se trata de unos y ceros.  Entonces “Digital” se refiere a una forma de almacenamiento e incluye pero no se limita a: computadores, móviles, grabadoras de audio, relojes digitales, tarjetas digitales, porteros/cerraduras digitales, etc.  El rango es muy amplio.  Si se piensa desde el punto de vista del marketing, digital es en realidad un medio, que puede o no estar online.  Se trata en realidad de una forma “moderna” de almacenar y comunicar datos.  No obstante, se llama marketing digital a la categoría de marketing que se despliega en ordenadores (computadores o móviles) y que se conecta al Internet, seguramente porque estos dos son los ejemplos más comunes de dispositivos con almacenamiento digital.

Una acción Online será 99% de las veces una acción Digital ya que en nuestro tiempo se prefiere la forma digital de datos por sobre la análoga.  Sin embargo está claro que no toda acción digital está online, ya que un dispositivo digital no necesariamente tiene que estar conectado a una red para funcionar.  Por ejemplo en el caso de una activación BTL que tiene un juego digital que no está online.  En resumen Online es un estado en el que se puede estar conectado o desconectado. Digital en cambio es un medio, por el cual se está almacenando o comunicando datos.

Finalmente, nos queda por denifir la palabra Interactivo.  La interactividad se relaciona mucho con el campo informático sin embargo en un sentido más amplio y acertado se trata de ir y venir de mensajes. La interactividad se puede pensar como una cadena de mensajes en secuencia definidos justamente por el orden que tienen y la relación entre ellos. En la interactividad se definen tres estados básicos: No interactivo, Reactivo e Interactivo.  Para entender la diferencia analizar estos tres estados utilizando su componente más básico, el mensaje.  No interactivo es un mensaje que no tiene respuesta. Reactivo es un mensaje que se relaciona únicamente con el anterior inmediato. Mientras que Interactivo es cuando un mensaje se relaciona con una serie de elementos previos, como una cadena de mensajes. Dicho de otra forma, para que algo sea Interactivo se necesita al menos dos entes que se envían mensajes, donde cada comunicación viene en respuesta a una anterior.  En este ping pong de mensajes importa también el origen, el orden y la coherencia del mensaje.  Ser interactivo es un adjetivo, una propiedad o atributo de algo con lo que se puede interactuar, por consecuencia “interactuar” es un verbo o una acción.

Podemos decir que existen dispositivos o aplicaciones (como piezas ATL o BTL) que son interactivas y que el campo de acción de la palabra interactivo excede al medio digital o al estado online.  Con esto en mente proponemos algunos ejemplos:

  • Un teclado musical análogo es interactivo, no es digital y no está online.
  • Un display digital en la calle puede recibir sus mensajes por una red online pero no es interactivo (quizás unicamente reactivo).
  • Un cajero ATM es interactivo, es digital y está online.
  • Una consola antigua de Super Nintendo es interactiva, es digital pero no está online.
  • Una juego de Facebook es interactivo, digital y online.
  • Un smartphone es interactivo, digital y online.

Cuando se involucra el Internet, las aplicaciones serán sin duda digitales y online sin embargo ser interactivo no es una garantía.

 

Así que en conclusión, estimados publicistas y marketineros, usemos correctamente estas tres palabras para definir el tipo de actividad que estamos por implementar. Tratándose de verbos, adjetivos, estados y medios es muy fácil llegar a situaciones donde se aplican los tres términos a la vez, o algunos de ellos en diferentes combinaciones. Tampoco se puede decir que en el área de marketing y publicidad alguno de estos términos sea superior o más deseado. A manera de propuesta, si se tiene un aplicativo que conjuga los tres términos, quizás lo mejor será aplicar el termino que destaca mejor los diferenciadores de dicha aplicación.

Este análisis también nos propone meditar: se puede hablar de una agencia de publicidad digital? O es lo mismo que decir soy un carpintero de madera?

Posted by aontaneda

Escribo de lo que me gusta y a veces también me quejo un poco. Tecnología, 3d, publicidad digital y otras cosillas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s